Crítica: Bel Ami, historia de un seductor.
Follow Estreno: 5 oct 2012

Crítica: Bel Ami, historia de un seductor.

Nota Muvin.es
7.0
Lo bueno: Las interpretaciones de los actores, y la trama político-financiera, de sorprendente actualidad.
Lo malo: La escasez de secuencias en exteriores del film
Nota Usuarios
0
(0 votos)
¡Puntúa!
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • Email
  • RSS

Bel Ami (“amigo hermoso” en francés) es un intenso drama de intrigas, pasiones y ambición ambientado en la última década del siglo XIX en París.

Georges Duroy, soldado del ejército francés destacado en Argel, es un recién llegado a esta tumultuosa y próspera ciudad. Charles Forestier, un antiguo camarada de armas, le da la oportunidad de trabajar en su periódico, un medio de comunicación en alza cuyo objetivo es derrocar al gobierno establecido. De esta manera, el apuesto, ambicioso y desesperado Duroy es introducido en la alta sociedad, donde inmediatamente llama la atención de las mujeres de los poderosos. Pronto empezarán sus romances, sus dilemas morales y su viaje hacia el lado más sórdido del poder, el amor y el dinero.Bel Ami

Bel Ami es la adaptación de la novela homónima de Guy de Maupassant, publicada en 1885, y que ha sido llevada ya, sin pena ni gloria,  al cine y a la televisión numerosas veces. La película es una coproducción anglo-italiana, de factura impecable, con unos decorados y vestuario muy cuidados, una música quizá demasiado pretenciosa, y cuyo resultado final sería digno del mejor Hollywood si no fuera por la falta de localizaciones exteriores de época.

Donde esta producción sí está a la altura de la “Meca del Cine” es en el empleo de estrellas para potenciar su comercialidad. En concreto, la película supone un vehículo de lucimiento para Robert Pattinson, fulgurante cometa del firmamento fílmico quien, en 2010, fecha del rodaje de Bel Ami, estaba en la cima de su popularidad gracias al romántico vampiro que interpreta en la saga Crepúsculo, y cuya esperada conclusión Amanecer – parte 2 está al caer. Sobre él y su interesante rostro descansa gran parte del potencial dramático de la cinta. Pattinson sale airoso del desafío y resuelve con eficiencia y quizá demasiada intensidad las contradicciones de su complicado personaje.

¿Y qué mejor para dar carta de naturaleza a un actor idolatrado entre las adolescentes pero denostado por la crítica que enfrentarle a tres magníficas actrices? Ahí es donde entran las siempre increíbles Uma Thurman, Christina Ricci y Kristin Scott Thomas. La rubia, la morena y la pelirroja, respectivamente. En la madurez más exquisita y con una calidad interpretativa que le roba el protagonismo a Pattinson cada vez que comparten pantalla (y cama), las tres actrices encarnan a mujeres prisioneras de una época en la que el hombre era el amo y señor y tirano, y el feminismo un lejano sueño en el horizonte. Ellas, inteligentes, sensibles, frustradas, y prisioneras de una sociedad regida por las apariencias y el honor son, como le dice Madeleine (Uma Thurman) a Duroy en su primer encuentro, “las personas más poderosas de París”.

Bel Ami

Y cierra el brillante elenco un grande entre los grandes, el polivalente y siempre creíble Colm Meaney, que encarna al poderoso Rousset, marido de Madame Rousset (Kristin Scott Thomas), director del periódico en el que Duroy hace su carrera, y que encabeza el movimiento para derrocar al gobierno del país. Si bien apenas aparece durante la primera mitad de la cinta, en la segunda parte se convierte en el antagonista de Deroy firmando unas brillantes y contundentes apariciones

Si bien romances de alcoba e intrigas de salón alimentan su trama, Bel Ami no es una película romántica. Es un drama sobre la supervivencia y la lucha de géneros. Y el amor, con sus vertientes de sexo, pasión y dependencia, constituyen un poderoso arsenal para esa lucha, al igual que el dinero, la inteligencia, y la falta de escrúpulos. Georges Duroy ni siquiera es un buscavidas, un pícaro que sobrevive en las calles tirando de astucia. No. Es un soldado recién llegado a un mundo enloquecido. “París está podrida de dinero” le dice Forestier. “Eres un estúpido si no triunfas”. Y triunfar quiere decir hacerse rico. Porque los pobres, como más adelante describe el propio Duroy refiriéndose a sus padres, trabajan hasta matarse y viven de rodillas.

Asi pues, Deroy se deja llevar, ama y es amado, traiciona y es traicionado, y su objetivo no es encontrar el amor verdadero ni ser feliz. Su objetivo es sobrevivir consiguiendo la mayor cantidad de dinero posible. La cruda realidad social es el yunque, y las intrigas y engaños de la gente de la que se rodea son el martillo, y forjan un Deroy que al final resulta ser tan inteligente como implacable.

El triunfo de Duroy es la venganza de los pobres, pero no nos alegra, porque su humanidad se ha quedado por el camino.

Bel Ami constituye, pues, una adaptación adecuada para un material excelente, resultando un perturbador y entretenido melodrama que hará las delicias de las fans de Pattinson, Thurman y Ricci, y de todos aquellos que alguna vez han sufrido las humillaciones de esa cosa tan contradictoria llamada amor.

Quino A. Ventura


Titulado en Dirección Cinematográfica.