headhunters_poster
Follow Dirección: Morten Tyldum

Headhunters – Crítica

Nota Muvin.es
6.0
Lo bueno: La implacable interpretación de Nicolaj Coster-Waldau, un actor a considerar como enemigo en un futuro James Bond.
Lo malo: Su excesivamente larga y rocambolesca persecución central, llena de un extraño humor negro y de escatologías fuera de tono.
Nota Usuarios
2.6
(5 votos)
¡Puntúa!
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 2.6/10 (5 votes cast)
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • Email
  • RSS
Roger es un hombre que parece que lo tiene todo: es el headhunter (cazatalentos) más exitoso de Noruega, está casado con Diana, la bella propietaria de una galería de arte, posee una magnífica casa, pero lleva un tren de vida que no debería permitirse. Para conseguir esos ingresos, se dedica a robar obras de arte.

En la galería, su mujer le presenta a Clas Greve, que no sólo es el candidato perfecto para el cargo de consejero delegado de la compañía para la que Roger está en ese momento trabajando como cazatalentos sino que además posee una pintura de gran valor. Roger ve por fin la oportunidad de lograr la independencia financiera. La cacería ha empezado…

HEADHUNTERS, un thriller intenso lleno de traición venganza y ambición desenfrenada, es una adaptación de la novela homónima de Jo Nesbø, éxito de ventas internacional.

(Hodejegerne), Noruega / Alemania, 2011 – 100 minutos – Thriller / Crimen

Director: Morten Tyldum. Guión: Ulf Ryberg y Lars Gudmestad, según la novela de Jo Nesbo. Intérpretes: Aksel Hennie, Nikolaj Coster-Waldau, Synnove MacidyLund, Julie R. Olgaard, Eivind Sander, Daniel Bratterud

headhunters_01

Tenía toda una diatriba preparada sobre el cine sueco, sobre cómo tras la muerte del pesado de Ingmar Bergman, su -sorprendentemente fuerte- industria cinematográfica ha encontrado un filón en su literatura, especialmente la llamada nueva novela negra nórdica, de cara a producir éxitos de taquilla, no sólo en su país, sino también en el extranjero. Sería el caso de la maravillosa “Déjame entrar” (que aunque sea cine y literatura de terror sigue siendo lo mejor que nos ha llegado de esos países, suecas aparte), o de la más famosa trilogía de Millenium, que como todo el mundo sabe, se trata de tres novelas más bien mediocres que empezó a leerse todo el mundo de forma compulsiva (mi abuela y mi madre son fans) y dieron lugar a tres mediocres películas pensadas para televisión pero estrenadas en cines, y que sólo sirven para confirmar el buen trabajo que hizo el gran David Fincher en su reciente remake americano (que tuvo muchísimo menos éxito que las otras; en fin, cosas). Pues de todo eso les quería hablar… hasta que me he dado cuenta que Headhunters, la peli que nos ocupa, es noruega, no sueca. Así que nada, olvídense de todo lo dicho.headhunters_02

Sueca o noruega (a José Luis López Vázquez le habría dado igual), Headhunters se inscribe en la línea cinematográfica mencionada al basarse en una novela negra de Jo Nesbo, que por lo visto se vende como churros en nuestro país. Y el comienzo del film, sin ser espectacular, es más que correcto: con elegancia y la típica voz en off del cine negro se nos narra el día a día de un exitoso empresario cazatalentos (headhunter) que lleva una doble vida como ladrón de arte para poder mantener su lujoso estilo de vida y a su flamante esposa (muy alta, muy rubia, muy sueca aunque sea noruega). Pronto se cruza en su camino otro empresario de éxito, dueño de un valiosísimo Rubens. Y entonces sabes que, todo lo que pueda salir mal, saldrá mal. Hay en estos veinte primeros minutos un aire al David Mamet más negro (“Casa de juegos”, “El último golpe”), un estilo de thriller que se explica tranquilamente jugando con la naturalidad de sus imágenes.

Pero es a partir del robo cuando la película da un giro, y abandona sus aires de cine de ladrones, para convertirse en una alocada, algo absurda, y muy estirada persecución, sazonada con una pequeña trama de espionaje empresarial que al final acaba por ser del todo irrelevante y un pelín confusa. En esta casi hora de metraje se suceden las muertes accidentales y estúpidas, los momentos de tensión plagados de una cierta e incómoda pátina de humor negro, e incluso, las imágenes más puramente escatológicas. Tiene un tufillo que me recordó a los Hermanos Coen de “Sangre fácil” o “Fargo“, o incluso al primer y más gamberro Sam Raimi de “Ola de crímenes“, ola de risa. Lo que nunca paraba de preguntarme es cómo de pronto, y sin aviso, habíamos llegado a ese punto. Lo cual no quiere decir que ciertos momentos no sean divertidos; los hay, y no pocos: el protagonista, Roger Brown, (un Aksel Hennie que nunca, desde el principio, consigue la simpatía del espectador, algo que siempre juega en contra de la película) escondiéndose bajo la mierda del baño de un cobertizo ante el implacable asedio de su perseguidor, Clas Grev (excelente Nicolaj Coster-Waldau, el Jaime Lannister de Juego de Tronos); la pelea entre aquél y el perro de éste último, que acaba con el pobre chucho atravesado por la recogedora de un tractor (como lo oyen); la pareja de policías gemelos y obesos que custodian a Roger dentro del coche patrulla; la “segunda muerte” de Ove, el socio de Roger.headhunters_03

En su tercer acto, el director Morten Tyldum (cineasta de corta e impronunciable filmografía) intenta retomar el thriller urbano del comienzo, pero ya es demasiado tarde: cuesta volver a tomarse la película en serio, y ni siquiera la muy violenta pelea de Roger con su traicionera ex amante, o el enfrentamiento final, estupendo, logran recuperar el tono. Al final, queda un divertimento casi siempre entretenido (aunque su hora y cuarenta se hace eterna por momentos), filmado con corrección (pese a que ciertos interiores están tratados fotográficamente con una vaguedad pasmosa), y de un final tan sencillo que es incluso sonrojante.

Quizá yo esté exagerando, quizá esa hora de humor negro al que no le termino de encontrar la gracia me ha estropeado la película, como también me ocurrió con las también noruegas Rare Exports o Zombis nazis, filmes de más que sugerente propuesta y que acaban aburriéndome en su extraño humor. O quizá, la próxima vez que me ofrezcan ver una película noruega a las diez de la mañana, debería hacerme el sueco.

Trailer Headhunters

Headhunters - Crítica, 2.6 out of 10 based on 5 ratings
Mario Hernández


Titulado en Dirección Cinematográfica.