Miel de Naranjas
Follow Dirección: Imanol Uribe. Guión: Remedios Crespo

Miel de Naranjas

Nota Muvin.es
5.0
Lo bueno: Relación entre los personajes de E. Fernandez y C. Sotos, más interesante que el resto del film.
Lo malo: El guión, un cúmulo de tópicos y despropósitos.
Nota Usuarios
7.8
(4 votos)
¡Puntúa!
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.8/10 (4 votes cast)
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • Email
  • RSS
Andalucía, años cincuenta. Enrique y Carmen acaban de conocerse y se enamoran profundamente. Carmen consigue que él se quede a prestar el servicio militar en un juzgado de la ciudad. Enrique, a la vista de las injusticias que presencia cada día, se da cuenta de que para cambiar el rumbo de las cosas tiene que actuar. Pronto se verá involucrado en arriesgadas acciones que pondrán en peligro su vida y la de sus compañeros.
España-Portugal, 2012 – 101 minutos – Drama / Thriller

Intérpretes: Iban Garate, Blanca Suárez, Karra Elejalde, Eduard Fernández, Carlos Santos, José Manuel Poga, Barbara Lennie, Nora Novas, Antonio Dechent, Ángela Molina.

Miel de naranjasPues vaya. Mi primer trabajo como crítico de Muvin.es y me toca una peli española. De la posguerra. Toma ya. Viva la originalidad y eso. Pero no, yo no soy de los que proclaman estar hartos de películas de la guerra civil. Solo estoy harto de malas películas. Además, no podemos olvidar la cantidad de grandes filmes que nuestro cine ha dado sobre el tema: desde La vaquilla a Las bicicletas son para el verano, pasando por referentes más modernos, como La lengua de las mariposas o la estupenda Pa negre, o incluso con incursiones en el fantástico como la obra maestra de Guillermo del Toro, El laberinto del fauno. Desgraciadamente, esta Miel de naranjas nos llega pertenece a ese otro grupo, el de las pelis de posguerra a olvidar.

Y eso que comienza bien, con una idea de lo mas estimulante; la del ayudante del juez fascista que se ve obligado a aporrear su maquina de escribir, para simular que el jurado (lleno de militares) esta realmente juzgando a una victima, y no tomando unas copas y hablando del proximo Sevilla-Betis. Quizá sea esta la única novedad del film, su ambientación, situada en la Andalucía de los años 50, con una estupenda fotografía, Gonzalo Berridi, llena de luz y de color, lejos de los tonos grises, oscuros, que caracterizan este genero cinematográfico español. Por lo demás… El film se desarrolla con pereza, sin lentitud pero sin tener nada realmente destacado, nuevo, o diferente que contar.

Y la culpa de todo ello, que no les quepa duda, es el guión de Remedios Crespo, tan tópico y plano, que uno comienza a sospechar que la única razon de que se haya convertido en film es que fuera galardonado con el Premio SGAE (otros que tal bailan) de Guión de 2009, y más si tenemos en cuenta que su principal crédito como guionista son varios episodios de Yo soy Bea… Crespo coge a todos los personajes, la gran mayoría sin alma ni profundidad, y les hace recitar diálogos tan vacuos y superficiales como inconexas resultan las escenas, destartalada la progresión narrativa, y facilón su final. Su historia nunca tiene garra, apenas provoca interés, cae en tantos lugares comunes que parece un molde. Y ojo, sus lugares comunes no son los del cine de posguerra, sino los del “thriller de resistencia francesa”, todo un subgénero dentro de la cinematografía gala (se me ocurre, a bote pronto, dos obras maestras de la talla de El ejército de las sombras, de Jean-Pierre Melville, o Adiós, muchachos, de Louis Malle; por no hablar de clásicos americanos como El tren, de John Frankenheimer o, ya puestos, los Malditos bastardos de Tarantino). Así, durante su poco más de hora y media de metraje, desfilan el joven protagonista que despierta a la crueldad y el mundo que le rodea y se enrola en la resistencia, su novia que guarda un secreto, el amigo activo dentro la guerrilla, los infiltrados, las reuniones clandestinas en los cines (¿cuatro tíos hablando en susurros completamente solos en un cine acabada la proyeccion y nadie sospecha? ¡Venga, hombre!)…

Miel de naranjas

Ante semejante despropósito de guión, poco puede hacer el oficio de un cineasta tan consagrado como Imanol Uribe, que aunque su última pelicula fuera la también muy floja adaptacion de la novela de Arturo Perez-Reverte La carta esférica, sigue siendo el director que nos regaló El rey pasmado, Días contados, o El viaje de Carol (esta sí, una buena peli de guerra civil, ¿ven?). Uribe narra con cierto brío una historia carente por completo de emoción, intenta disfrutar con los elementos de aventura del relato (la fuga de las canteras de uno de los presos), que parece ser lo que más le interesa, como él mismo comentó en la rueda de prensa, y mima a varios de sus personajes, si bien es cierto que en ocasiones se deja llevar por un lirismo algo molesto (el cenital que recoge la muerte de uno de los personajes) o parece simplemente, algo descuidado (las transiciones de escena son probablemente de lo mas rancio y soso visto en el cine español reciente).

El mismo problema enfrentan los actores, vendidos ante tan poca chicha. Aunque en el caso de Iban Garate, tanto da: hacía mucho tiempo que no se veía un protagonista tan seco e inexpresivo (¿Robert Pattinson?), tan incapaz de transmitir nada más allá de su rostro de mármol, o justo lo contrario, de ser vergonzosamente obvio. Blanca Suárez sale muy guapa, muy mona, y poco más. Karra Elejalde comentaba en la rueda de prensa posterior que buscaba “componer un malo sin hacer sangre”, y lo que le ha salido es una muy discutible interpretación, ambigua, pero con algún que otro exceso que, conociendo al actor, tampoco es extraño. Pululan por la pantalla otros actores esforzándose más o menos con personajes que carecen de sentido, como el de la taquillera que interpreta Barbara Lennie (guapa no, lo siguiente, y una actriz maravillosa, solo hay que verla en la portentosa obra de teatro “Veraneantes”), personaje sin fuste y actriz desaprovechada. De todo esto sólo se salvan el siempre excelente Eduard Fernández y un sorprendente Carlos Santos, que llevan sus interpretaciones mucho más allá de lo que aparece en guión, siendo la suya una relación de amistad llena de verdad, y emoción, teniendo a su cargo los momentos más interesantes del filme. De hecho, hay mucha más pelicula en su historia que en todo lo demás.

En fin. Que después de semejante torro y tras una rueda de prensa descafeinada, tuvo lugar un estupendo catering, lleno de cositas muy ricas (y pequeñas) y alguna que otra cerveza. Para que luego digan que el cine español no da para comer.

 

Miel de Naranjas, 7.8 out of 10 based on 4 ratings
Mario Hernández


Titulado en Dirección Cinematográfica.