Moonrise Kingdom poster
Follow Director: Wes Anderson Guión: Wes Anderson & Roman Coppola

Moonrise Kingdom

Nota Muvin.es
8.0
Lo bueno: La humanidad que irradian todos los personajes, trascendiendo su primera apariencia caricaturesca.
Lo malo: Hay un cierto bajón en su último acto, que culmina en una solución final algo simple.
Nota Usuarios
8.0
(1 votos)
¡Puntúa!
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • Email
  • RSS
Ambientada en una isla de la costa de Nueva Inglaterra en el verano de 1965, MOONRISE KINGDOM cuenta la historia de una chica y un chico de doce años que se enamoran, hacen un pacto secreto y se escapan a terrenos selváticos e inexplorados. Cuando varias autoridades intentan perseguirlos, se forma una violenta tormenta en la costa… y la comunidad de la pacífica isla se verá trastornada irremediablemente.
Estados Unidos, 2012 – 94 minutos – Comedia dramática

Intérpretes: Jared Gilman, Kara Hayward, Bruce Willis, Edward Norton, Frances McDormand, Bill Murray, Bob Balaban, Jason Schwartzman, Tilda Swinton, Harvey Keitel

Crítica

Moonrise KingdomSaber que llega una nueva película de Wes Anderson es siempre una buena noticia. Luego quizá salgas del cine dándote cabezazos contra la pared, blasfemando contra todo cristo, o simplemente en un estado mental mezcla de lo catatónico y lo agilipollado. Y es que éste director tiene una gran virtud, cada día más desaparecida en el cine actual: es incapaz de dejarte indiferente. A lo largo de seis largometrajes (y dos cortos, uno de ellos que jamás agradeceremos lo suficiente, Hotel Chevalier, la única oportunidad por el momento que hemos tenido de disfrutar de Natalie Portman en todo su esplendor -¡gracias, Wes!–) nos hemos enfrentado a nuevos retos, desde la ópera prima Battle Rockett, a los dos filmes que le dieron fama y reconocimiento (y una nominación al Oscar), Academia Rushmore y Los Tenenbaums, hasta llegar a sus mayores rarezas, Life Aquatic y Viaje a Darjeeling. Con cada nueva película, Anderson iba perfeccionando su personalísimo estilo cinematográfico (largos trávellings laterales, planos amplios, llenos de extrañeza y magia, un medido sentido del ritmo, la pausa, el gag) y narrativo (personajes siempre al borde de la caricatura, tramas mínimas, cierto aire “cartoon”), si bien perdía progresivamente la frescura y originalidad que caracterizaban sus primeros largos. Las mencionadas Life Aquatic y Viaje a Darjeeling acaban resultando deliciosos ejercicios estilísticos, obras de un director en plena forma y conocedor de su portentoso y personal sentido de la puesta en escena, sabedor ya de haber creado un universo (cómico, dramático, filosófico) totalmente propio, pero que carecían de tramas interesantes, que implicaran al público, que lo divirtieran (Darjeeling me pareció, lo digo ya, un tostón de mucho cuidado) o interesaran. Y entonces llegó Fantástico Sr. Fox, espectacular cinta de animación donde el aire “cartoonesco” de las historias y personajes de Anderson encajaban a la perfección con esta historia basada en un relato del especialista Roald Dahl. Era, en mi opinión, la mejor película de Anderson sin lugar a dudas… hasta ahora.

Moonrise Kingdom

Y es que Moonrise Kingdom reúne todos los elementos del director, los estira, los lleva hasta el límite, y no sólo funciona, sino que en ocasiones es desternillante. Anderson no renuncia a nada de lo que le gusta: los larguísimos travellings laterales, que lo mismo siguen a Ed Norton por el bosque, que te describen en dos minutos la vida de toda una familia; las cámaras lentas que dotan de épica el momento más chorra imaginable; los personajes que coquetean con la caricatura (en ocasiones, los actores parecen moverse como auténticos dibujos animados, especialmente en el clímax en la iglesia); los diálogos absurdos; el uso (algunos dirán) abusivo de la música, en esta ocasión una impresionante selección de música clásica y temas populares, aderezada con alguna pieza del mejor compositor de cine actual, Alexandre Desplat, y que acompañan a las imágenes. En fin, Anderson en estado puro.

Todos estos elementos dan en la diana porque nunca llegan a estar por encima de la historia, sino que la acompañan, la elevan, la distinguen. Y acaba por resultar la historia más entrañable, conmovedora y sincera de su filmografía. El guión del propio Anderson y Roman Coppola (otro habitual del director) cuentan la que en apariencia podría ser la típica historia del primer amor de dos niños (apenas si son adolescentes) de una forma totalmente diferente, a su manera, y el resultado es algo completamente nuevo. A ello contribuyen notablemente las brutales interpretaciones de la pareja protagonista, Jared Gilman y Kara Hayward, dos niños de una profundidad de mirada, y un saber hacer ante la cámara que, en ocasiones, asustan. Literalmente. A ellos les acompaña una nómina de primeros nombres disfrutando como niños con sus personajes: el mejor Bruce Willis de los últimos años, un divertido Edward Norton (algún día miraremos hacia atrás y diremos “el malogrado Edward Norton”), Bill Murray, actor fetiche de Anderson, y Frances McDormand, la mítica policía de Fargo. Todos ellos consiguen que el ya mencionado aire “cartoon” de sus personajes no se quede tan sólo en eso, y vaya más allá, llenándolos de humanidad y verdad (la tristeza que irradia el personaje de Willis, la desesperación del de Murray, la soledad de Norton…), en medio de una trama absolutamente loca. Mención aparte merecen los desternillantes cameos de Jason Schwartzman (que ha estado en todos los filmes de Anderson, y que hasta hace poco protagonizaba la estupenda serie de HBO Bored to death), Tilda Swinton, y  el gran Harvey Keitel. Y no me olvido de Bob Balaban, que tiene a su cargo el papel de narrador, y algunos de los momentos más hilarantes del film.

Moonrise Kingdom

En fin, una película altamente recomendable, divertida, y diferente, con algunos de los momentos románticos más bonitos vistos últimamente (eso es amor juvenil, Crepúsculo de basurilla), que proporciona risas y desazón por igual, y en la que poco importa su descabellada premisa argumental o su ligero bajón de ritmo en su último acto, mientras llegues a su final con una sonrisa y el corazón un poco más grande.

Nota aclaratoria libre-culpas: no me hago responsable de que salgáis del cine clamando por vuestros euros, descolocados con jetas de asombro, o clamando al cielo con el puño alzado. ¿Es una comedia de aventuras con amor juvenil? Sí. Pero Wes Anderson es Wes Anderson. Y para gustos, los salmones.

TRAILER

Moonrise Kingdom, 8.0 out of 10 based on 1 rating
Mario Hernández


Titulado en Dirección Cinematográfica.