Escritura Web ¿Alejada de la Escritura Audiovisual?

  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • Email
  • RSS

La escritura audiovisual es una de las formas literarias más exquisitas: sencilla y al grano. No hay adornos formales innecesarios ni sensaciones dictadas al lector. En un guión, los adornos se sienten y las sensaciones se generan orgánicamente combinando magistralmente los únicos dos elementos permitidos: imagen y sonido.

Escritura web y escritura audiovisual

Con el avance de la tecnología, las cámaras de video se hicieron más accesibles, llegaron a los hogares y con ello, llegó la posibilidad de expresar nuestra creatividad a través del cine. Lo mismo ocurrió con los sitios web, con la repentina aparición de un sinfín de creadores de páginas web gratis, la rápida creación de un sitio propio está al alcance de la mano de todos.

Quizás sorprenda comparar la escritura web con la escritura audiovisual, pero si crees que es importante que en todo contenido haya un relato – sin importar el formato en el que será expuesto- esta reflexión puede que sea para ti:

La Estructura Narrativa

Causa y efecto. ¿Cuántas veces lo hemos oído cuando hablamos de estructura narrativa clásica? Un hecho, ocasiona otro hecho, que a su vez detona otro… y así. Conflictos, reveladores de información, caracterización de personajes: todo gira alrededor de confeccionar una cadena causal lo más verosímil y rica posible para lograr una estructura narrativa clara y eficaz. ¿Y todo para qué? Para obtener el efecto buscado en el espectador.

En la escritura para web no hay una cadena causal estática, pero sí una dinámica. Con esto quiero decir que no todos los visitantes harán el mismo recorrido como en una película pero, si tu contenido está bien escrito, hay un camino semi-delineado y creciente en intensidad que tus visitantes van a seguir. Es una “intensión” de inicio, nudo y desenlace.

Literalmente el inicio, es la página de Inicio: el lugar adonde llegan los visitantes y obtienen la primera impresión de tu sitio. Si no es lo suficientemente atractiva en contenido e imagen, el visitante se irá sin pensarlo dos veces (así como cambiará el canal de televisión si los primeros minutos del primer acto de tu cortometraje no son atrayentes). Allí pasamos al nudo: ¿Quieres que tus visitantes lleguen a tu página de portfolio donde aparecen las muestras de tu trabajo? Haz la página de Inicio lo suficientemente atrayente como para despertar en el visitante el deseo de ver más, de saber más. Pero también la navegación clara, para que no estén a más de un clic de tu portfolio.

Suponiendo que tu portfolio sea bueno – ¡en este blog no hacemos magia eh! – aquí pasamos al tercer acto: Lograr que lleguen a la acción que quieres que tomen: sea llenar un formulario de contacto, o hacer clic en un cupón de promoción, o comprar tu producto. Tu contenido debe ser los suficientemente claro y conciso para que el visitante no se pierda en el camino y llegue al objetivo que tú deseas.

Unas Palabras Acerca del Objetivo

Los guiones y el contenido de las páginas web tienen un mismo objetivo: obtener una reacción en el espectador/visitante. Sea entretener, atemorizar, emocionar – en el caso de las películas -, o promocionar, vender, exponer una obra – en el caso de los sitios web – el contenido de ambos se escribe con un tercero en mente. Y cuanto más cerca de nuestro objetivo llevemos a nuestro espectador, más cerca del éxito estaremos: un aplauso o un clic en el lugar adecuado.

No hay lugar para desperdiciar

En un guión cada imagen cuenta, sobre todo en el guión de cortometraje. Toda la información está tan condensada en los pocos minutos que tenemos para desarrollar nuestro relato, que cada toma que escribes contiene información crucial para el espectador. Si aparece una lámpara en plano detalle, seguramente no será sólo por mostrar la decoración del ambiente – evitemos ahora pensar en el guión del hijo del vecino, sino en un guión bien confeccionado- esa lámpara tendrá un valor en la cadena causal de los hechos que será recuperado a lo largo del relato: O la lámpara es de mucho valor y es para informar la clase económica del personaje (caracterización), o el personaje matará a su amada con esa lámpara (indicio), o el dinero que los personajes buscan está escondido en la lámpara (plantado y recuperación).

Con un sitio web ocurre algo similar: Tienes sólo un número de páginas limitado para insertar todo el contenido sobre tu negocio o hobby. El contenido debe ser escrito de manera eficaz y relevante. No hay lugar para adornos innecesarios. Aburre. No hay espacio para opiniones o comparaciones innecesarias. Distrae.

En un guión como en un sitio web, el contenido es rey. Y debe ser tratado como tal, pulido y retocado hasta que informa los puntos cruciales de la narrativa interna de cada caso.

Si piensas el contenido de tu página web como un relato, guiando el camino de tus visitantes a través del contenido, atrapándolos y generándoles el deseo de ver más, de seguro tu página web gratis llegará a un final feliz.