Vivienda y política

  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • Email
  • RSS

Las elecciones se acercan, y con ellas, las promesas electorales. El gobierno, la oposición. discusiones absurdas, difamaciones, propagandas, dinero, dinero, dinero…

El problema de la vivienda es uno de los más claros y principales problemas de nuestra nación, como también el más claro ejemplo de capitalismo y de la diferenciación de clases sociales. El reino de la especulación, donde encontramos hipotecas impagables para el ciudadano medio.

En la actualidad, tener el apoyo económico de tu pareja para poder independizarse es un requisito indispensable, y esto es una realidad, un hecho. Como si de tiempos feudales se tratara, la mayoría de ciudadanos vivimos sufriendo por nuestros derechos, a expensas de unos pocos que gozan de todo el lujo que desean.

En la política, para no perder la costumbre, los gobernantes recurren a cifras de mejoría que, seguramente, son indiferentes de su gobierno, pues muy mala ha de ser la administración de un país como el nuestro para que estas cifras sean negativas. Mientras tanto, la oposición critica a los gobernantes. La cíclica historia de siempre.

Así pues, ya que el pueblo está afectado por los graves problemas de vivienda y los indignantes intereses descontrolados de las hipotecas, el trabajo de los gobernantes es acallar al pueblo. Para ello, basta con destinar una pequeña cantidad anual para ayudar al ¡alquiler! de viviendas para jóvenes, por ejemplo. Y digo pequeña, sí, en comparación a las ingentes cantidades de dinero en las arcas del estado, del cual, estoy seguro, que se "pierde" mucho por el camino.

No obstante, una lección que deberían de aprender estos que se hacen llamar políticos, debería ser la de no preocuparse por calmar al pueblo, si no por eliminar los problemas de raíz. El problema, amigos, no se arregla con una ayuda económica a un reducido sector. El problema está en los bancos, en las grandes constructoras, en la especulación, en el precio del suelo. ¿Acaso no se aceptan nuevas ideas? ¿No vemos más allá de nuestras narices? ¿No nos abrimos a nuevas posibilidades?

Desearía tener un gobierno que hiciera progresar el país con nuevas propuestas, un gobierno inteligente. Y sobre todo, un gobierno que se preocupe por su país y no por gobernar. Estoy harto de los cánones, de la actitud retrógrada, del miedo a dar nuevos pasos, en definitiva, de menospreciarnos a nosotros mismos como país hasta tal punto, que sólo nos creemos capaces de seguir los pasos de los grandes. Como corderitos.

Hipoteca

Iván Otero


Artista audiovisual. Titulado Superior en Realización de Audiovisuales y Espectáculos, con más de tres años de experiencia en el sector, amante del arte y la cultura y apasionado del mundo audiovisual.