Busquemos el avance, no el retroceso.

  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • Email
  • RSS

Hace unos días me enteré que desde hace poco existe un nuevo partido político. Se llama Partido Pirata, y a pesar de su nombre no defiende precisamente la piratería, si no que trata temas como la propiedad intelectual, los cánones, el derecho a la libre distribución y copia de contenidos, y demás elementos relacionados con la revolución tecnológica y la mala o nula adaptación de las leyes hacia la misma. Estuve leyendo su página web y me parece muy correcta su filosofía respecto a estos temas.

Además, últimamente me he sentido indignado por muchas cosas relacionadas con los temas que trata este partido. Uno de los ejemplos es Windows Vista y su abusiva y absurda protección DRM. He leído que este Sistema Operativo “protege” contenidos hasta tal punto, que no puedas extraer sonido o vídeo de cualquier reproducción en el mismo. Incluso si es un vídeo familiar que te han enviado por correo tus tíos. Hasta este punto estamos llegando. Por supuesto es conocido también por muchos de vosotros el intento de Microsoft de la implantación de protección de datos DRM en archivos de vídeo y audio.

Luego recordamos el canon impuesto en los medios vírgenes (cd’s y dvd’s) para “contrarrestar” el efecto negativo de la piratería. Esto quiere decir que, al comprar yo un DVD virgen, se está asumiendo que soy pirata, pues estoy pagando por ello. Por lo tanto, a piratear se ha dicho. Por suerte sólo es ilegal si se piratea con fines lucrativos. Hasta tal punto ha llegado la SGAE, que pretende que si te bajas un disco de una red p2p lo estás haciendo con fines lucrativos, ya que te estás ahorrando el dinero de comprarlo. A dónde iremos a parar… Por suerte, sólo cuando hay dinero efectivo por medio estás cometiendo un delito (faltaría más).

Y todos estos extremos absurdos me recuerdan a la Inquisición más que una nueva era de la tecnología y de la información. Se supone que la SGAE y este tipo de organismos, quieren defender los derechos de autor, cuando lo único que pretenden es llenarse los bolsillos. Prueba de esto es que muchísimos autores se han hecho famosos gracias a Internet y Youtube. Sin la distribución libre de contenidos (como en Youtube se hace) esto nunca habría sido posible. Incluso ahora, Youtube pagará por subir a su red contenidos propios y originales, dando una nueva puerta de acceso a todo tipo de artistas.

Kirai escribió hace unos días en su web una interesante entrada, criticando las reglas estúpidas que se imponen y que afectan al avance de los medios y de la tecnología.

Y es que es curioso que, en Amazon, se vendan más libros de autores desconocidos que de autores conocidos que escriben para editoriales. Pues el número de autores desconocidos es mucho mayor.

Estamos frente a una lucha entre la distribución libre de contenidos y las grandes empresas con poder y dinero, que no buscan más que seguir abusando de la “protección” de datos para poder seguir beneficiándose de dar soporte a los autores a cambio de grandes beneficios, pues muy claro es que temen que toda esta revolución tecnológica de la información les afecte económicamente.

Iván Otero


Artista audiovisual. Titulado Superior en Realización de Audiovisuales y Espectáculos, con más de tres años de experiencia en el sector, amante del arte y la cultura y apasionado del mundo audiovisual.