El Gobierno cargará el canon digital a todos los españoles

  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • Email
  • RSS

Hace ya dos años que el Tribunal de Justicia de la UE sentenció que el canon digital que se aplicaba a los dispositivos tecnológicos (discos duros, cds, impresoras, etc) era claramente ilegal. La sentencia declaraba que las empresas, profesionales y entes públicos deberían quedar exentos del pago… Eso sí, respecto al resto de ciudadanos nadie dijo nada, ya que se asume que todos, sin excepción, somos piratas, anulando por completo la presunción de inocencia.

Aunque la sentencia mirase únicamente por las empresas (qué raro), la solución del Gobierno ha sido la siguiente: Ahora pagaremos todos, sin excepción. Ya no pagaremos un canon por comprar un disco duro o una impresora, ahora pagaremos vía Presupuestos Generales del Estado, cada año y religiosamente, una estimación de unos 100 millones de euros que irán destinados a las entidades de gestión como la SGAE. Y claro, dicha cantidad y distribución se decidirá de manera arbitraria, según el Gobierno considere oportuno.

La solución carece de toda lógica, y un canon que se atribuía a la compra de determinados productos, ahora lo pagaremos todos, compremos o no, pirateemos o no… y los Presupuestos Generales del Estado tendrán un sobre-coste de 100 millones de euros, y sí, hablamos de los mismos presupuestos en los que tanto Sanidad como Educación se ven perjudicadas y recortadas para cumplir la reducción del déficit.

Ahora bien, ¿a quién va dirigido este dinero? Pues bien, este impuesto recaudatorio será para los artistas, pero no para aquellos que no tienen medios, no para aquellos que sin presupuesto pero con grandes ideas inician entusiasmados sus proyectos. Probablemente, ni todos esos artistas juntos de todo el país necesitarían o pedirían 100 millones de euros. Este dinero va dirigido a los que viven a todo lujo a nuestra costa, gracias a un impuesto inquisitivo de por medio propio de una edad feudal, que en su día fue impuesto y recaudado gracias a la labor de una entidad privada como la SGAE, ampliamente reconocida en la red por sus prácticas más propias de una mafia que las de una entidad que se preocupe por la cultura y los artistas.

Porque ya me dirán ustedes para qué necesita Bayona dinero de nuestros impuestos cuando su “Lo imposible” ha reventado la taquilla. O para qué lo necesitan cantantes como Bisbal o Bustamante, que ya disfrutan de mansiones de lujo y son respaldados por discográficas que les escriben sus canciones. No sé, a lo mejor lo necesita Garci con su “excepcional” Holmes & Watson Madrid Days, ya que tuvieron que comprar un montón de butacas de su propia película en su última semana para poder acceder a las ayudas que piden un mínimo de taquilla…

Así, iremos justificando las producciones mediocres y las productoras a las que no les interesa en absoluto hacer buen cine, si no ganar un buen montón de papeles a costa del resto de ciudadanos, e incluso de los propios directores y técnicos que se dejan la piel y su entusiasmo para intentar hacer algo en condiciones.

Una pena, pues flaco favor se le hace así a la industria del cine en nuestro país, si bien sí se consigue perpetuar una mafia ya establecida que se lucra a costa de los sueños de guionistas y directores, y del dinero de todos los ciudadanos españoles, acusados, sin excepción, de ser escoria, de ser delincuentes… de ser piratas.

Iván Otero


Artista audiovisual. Titulado Superior en Realización de Audiovisuales y Espectáculos, con más de tres años de experiencia en el sector, amante del arte y la cultura y apasionado del mundo audiovisual.