cartel-final-EL-MENSAJERO
Follow Estreno: 7/06/13

El mensajero: Ley… y drogas (Crítica)

Nota Muvin.es
6.5
Lo bueno: Dwayne "The Rock" Johnson bien defendido en un registro muy diferente.
Lo malo: Dwayne "The Rock" Johnson en un papel que no le pega nada.
Nota Usuarios
0
(0 votos)
¡Puntúa!
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • Email
  • RSS

El mensajero se centra en la historia de un padre que ve como su hijo es condenado a una larga pena de treinta años, víctima de una trampa organizada por un amigo suyo para reducir su propia condena. Johnson (The Rock) se verá obligado a hacer lo que sea necesario para reducir la condena de su hijo, aunque esto implique infiltrarse en organizaciones de narcotraficantes.

Crítica El Mensajero

Bien. Yo tengo la manía de no hacer ni caso de las sinopsis de las películas antes de verlas, vamos, que ni las leo. Pero uno lee esto y ya está claro lo que espera: Dwayne “The Rock” Johnson lo va a petar, este famoso luchador de la WWE se va a inflar a pegar tiros, al saltar por los aires y a escapar de inminentes explosiones en el último segundo. Pero cuando uno lleva unos minutos de película se empieza a dar cuenta de que quizá la cosa no vaya por ahí. Aún así, en el fondo, durante más de la mitad del metraje uno espera que en cualquier momento la estrella de la película nos brinde alguno de estos momentos de acción. Uno reniega y reniega, pero no, nada de esto sucede.

Crítica El Mensajero

Es curioso que una de las escenas más emocionantes la protagonice, sin embargo, el hijo del personaje que interpreta “The Rock” en su huida al comienzo de la película. Y es curioso también que el papel no le pegue nada, pero nada de nada a nuestra estrella de la lucha libre, y eso que el tío no lo hace nada mal… Pero no. Que no es creíble. Que por mucho que un director de casting se empeñe, un tipo gigante y tan anabolizantemente exageradamente musculado, con ese aspecto de tipo duro, no encaja mucho en el papel de padre de familia ultra responsable, dueño de una buena empresa, forrado de billetes y que no ha roto un plato en su vida (y por supuesto, jamás se ha peleado, ni ha visto un arma, ni sabe nada de drogas, dónde va a parar). Que sí, que al parecer simplemente nació así y no ha pisado un gimnasio en su vida ni jamás ha visto un anabolizante.

Pero hagamos caso omiso de ese “pequeño detalle” que resulta bastante desconcertante durante toda la película. Hablemos de la acción. Bien… pues podemos ir pasando al siguiente párrafo porque esto no es “Los mercenarios”. Hay varias escenas de acción, pero no son lo más destacable de la película. Y ojo, que nadie me malinterprete, que la película entretenida es un rato.

El desarrollo es correcto e interesante, aunque estando acostumbrado a obras maestras como “Breaking Bad” en la temática de drogas, narcotraficantes y los carteles mexicanos se refiere… Pues eso, que la narrativa de la película es correcta, pero incluso con un tema que da tanto de sí hay varias veces que se vuelve algo lenta. Aún así, nada preocupante como para darle un suspenso.

Crítica El Mensajero

En cuanto al guión, parece que tiene sus pequeños flecos sueltos. No estoy seguro de hasta qué punto podría condenarse al chaval como se hace en la película sólo por aceptar un paquete, del cual no tiene ni por qué conocer el contenido, pues recordemos que en ningún momento acepta ni muestra predisposición para ayudar a su amigo con sus trapicheos. Ni qué hablar de que le acusen de “distribución” de narcóticos sólo por, repetimos, aceptar un envío a domicilio de un paquete. Aquí quizá entre la cuestión moral sobre la legalidad referente a las drogas en Estados Unidos, pues aunque lo desconozco, es posible que según la ley estadounidense se asuma que eres distribuidor (camello) sólo por tener una cantidad grande de narcóticos en tu poder. Quién sabe, cosas más raras se han visto sobre este planeta.

Pero el peor problema es, como decimos, ver a “La Roca” convertido en una gelatina Royal. Por muy bien que se defienda en semejante registro, nada, que no le pega, y es que aunque queramos que no, nuestro aspecto dice mucho de nosotros. Tampoco cuadra mucho que en cierto momento de la película, un acomodado empresario y jefe se “convierta” en camionero como si fuese lo más normal del mundo. Pero bueno, detalles…

Crítica El Mensajero

Con todo esto, la película es muy entretenida y merece la pena verla para pasar un buen rato, incluso algo más que eso. Pues la película no va de un padre que rescata a su hijo. La película, de una manera entretenida, habla sobre los cuestionables aspectos morales acerca de las leyes contra las drogas. Realmente, el texto final es uno de los aspectos más sorprendentes de la misma, tremendamente impactante si lo desconocías: La sentencia media por delito de drogas no violento y sin antecedentes es ahora superior a la sentencia media por violación, abuso de menores, robo de bancos y asesinato. Me pregunto que será peor, si infringir la ley de copyright o traficar con drogas… en el aire lo dejo, por si a alguno le apetece investigar.

En fin, que en este mundo de locos ya uno se espera cualquier cosa. Mientras veía la película no podía evitar pensar qué fácil sería evitar toda la basura relacionada con las drogas que se ve en la misma: Mafias, asesinatos, amenazas, uso de menores, tráfico de armas… Tantas cosas evitables con la simple legalización y consecuente regularización y control de las drogas. ¿Qué pasa? Peores consecuencias sufre a veces la gente en ocasiones cuando fuma durante toda su vida o se alcoholiza… pues si se puede drogar fumar o beber quién quiera, que se drogue el que quiera también ¿no? Y lo dice alguien que no ha probado ni si quiera un cigarro en su vida, pero como digo, cada uno debería ser libre de decidir si destroza su cuerpo o no, ya sea con drogas o comiendo casi a diario en un Mc Donalds.

Crítica El Mensajero

Pero esto es lo de siempre: Demasiados intereses involucrados. El tráfico de armas y los fabricantes de armas, por ejemplo. ¿Y qué sería de los departamentos policiales de narcóticos si se legalizasen las drogas? Y por supuesto, todas las mafias relacionadas… En fin, volvamos a la película.

Concluyendo, “El mensajero” (Snitch), que se estrena este viernes día 7 de junio, con una duración nada despreciable de 112 minutos… (Leches, parezco un anunciador de boxeo… o de lucha libre) es una película entretenida. Recomendable para pasar un buen rato o reflexionar sobre lo cuestionables que son estas leyes de hoy en día que le hacen pensar a uno: ¿Hasta qué punto somos libres realmente? y… ¿Son las drogas el problema o lo es la educación?

Iván Otero


Artista audiovisual. Titulado Superior en Realización de Audiovisuales y Espectáculos, con más de tres años de experiencia en el sector, amante del arte y la cultura y apasionado del mundo audiovisual.