Goya 2011: La lucha por el progreso

  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • Email
  • RSS

La Gala de los Goya 2011 concluyó ayer con un sabor agridulce para la mayoría de los españoles, que defienden la libertad de expresión, piden un cine de calidad, critican las exageradas subvenciones y aplauden a un excepcional Álex de la Iglesia.

Los propios premios reflejaron la realidad de lo que sucede. Como si de un boicot hacia el propio Álex y a los espectadores se tratase, su aclamada por el público “Balada triste de trompeta” sólo recibió dos premios en apartados técnicos (maquillaje y efectos especiales), mientras que la desapercibida “Pa Negre” -apenas conocida por el público- se llevó lo que casi parece una insultante cantidad de premios: 9 Goyas.

Goya 2011: Lucha contra el progreso

Dejando a un lado que “Pa Negre” sea una buena película o no, quedó patente que la Gala apostó por ir en contra de la evolución y el progreso del cine español, defendiendo otra película más ambientada en la posguerra española, justo ahora que empezamos a ver un cine más universal en nuestro país, un cine más dirigido a la gente y menos enfocado al pequeño sector en el que siempre se ha centrado.

Razón de más para pensar esto es saber que la película ganadora fue rodada en catalán, detalle que aunque algunos aplaudan, interpreto como un punto más a favor del exclusivismo de nuestro cine, apoyando y defendiendo las barreras y separatismos de un país tan dividido como su propio cine.

Y aunque lo retrógrado, antiprogresista, o lo conservador fuese lo más premiado en la Gala amparándose en la defensa de la cultura, hemos encontrado destellos de luz, destellos que nacieron el año pasado con películas como “Celda 211” o “Ágora“, y que aunque no han crecido durante este año, demos gracias de que se mantienen. Y así los vemos con filmes como “Balada triste de trompeta“, “Habitación en Roma” o “Buried“.

Y hablando de “Buried“: película que apuesta por lo internacional y que ha calado bastante en el extranjero. Sin embargo, película difícil de premiar, ya que es evidente la sencillez de su rodaje y realización (técnicamente hablando) en comparación con producciones mucho más complejas. Podríamos criticar que se haya rodado en inglés, claro, si no fuese porque nuestro cine siempre ha sido: España, España, España y más España. Así que sólo nos queda aplaudir su intento de proyección a nivel internacional.

El tema de las subvenciones sigue presente. La mayoría de los espectadores de la Gala no conocían la mayoría de las películas nominadas. Y esto, por desgracia, se debe a que el cine español se nutre de las subvenciones y no de la taquilla. Con películas como “Pájaros de papel”, se demuestra que abunda el cine “de autor”, el cine para unos pocos (que no necesariamente entendidos), el cine por capricho, como el de Emilio Aragón. Y no se busca así el cine para el público, para los espectadores. Se descuidan de manera insultante la promoción, el marketing y la publicidad, pues no lo necesitan, no se pretende hacer llegar este cine al espectador, con las subvenciones es suficiente. Y esto refleja el evidente distanciamiento entre los que hacen cine en nuestro país y los espectadores, hecho muy presente estos días.

Por último, pero no menos importante, hay que destacar, sin duda, lo mejor de la gala: El discurso de Álex de la Iglesia.

El destello de luz con el que un gran defensor del cine nos ha ilustrado con firmeza como defensor del cine de verdad: El que se nutre del espectador y no de las subvenciones. Un gran discurso que media entre los intereses de los que hacemos cine y las ganas de disfrutarlo de los espectadores, con el objetivo de encontrar el esencial equilibrio.

Sin ninguna duda, Álex de la Iglesia, a pesar de no haber destacado con sus premios, lo ha hecho dando una auténtica lección al cine español aportando el ingrediente dulce a una Gala ampliamente amarga. Y todo esto, señores, lo digo como espectador e internauta, pero también lo digo como autor, como artista y como creador.

“Internet es la salvación del cine”
“Sin público esto no tiene sentido”
“Hacemos cine porque los ciudadanos nos permiten hacerlo”

Gracias, Álex, en nombre de todos los creadores y la cultura de calidad.

Iván Otero


Artista audiovisual. Titulado Superior en Realización de Audiovisuales y Espectáculos, con más de tres años de experiencia en el sector, amante del arte y la cultura y apasionado del mundo audiovisual.