Seducción: Cómo ser tú mismo

  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • Email
  • RSS

“Sé tú mismo”

Esa típica frase que te dicen cuando tienes una cita.

Entonces piensas: “Vale, entonces tengo que ser sincero, mostrarme tal como soy, con mis defectos y mis virtudes”

¡¡¡NO!!!

Cuando se trata de ser uno mismo con una mujer, se trata de otra cosa muy distinta. La sociedad nos intenta imponer aspectos culturales sobre cómo deben ser las relaciones entre hombres y mujeres:

¡Sé tú mismo! Pero de verdad...La mujer se enfada y el hombre ruega por su perdón. Y se enfada porque el hombre es un animal y no es romántico, porque parece que se deje llevar más por sus instintos que por sus sentimientos, y la mujer le culpa de ello como si fuera algo malo, cuando en realidad se trata de su propia naturaleza genética.

Siempre con su derecho a sospechar del hombre y a decirle “que tiene el cerebro ahí abajo”. A echarle en cara sus errores y a disgustarse por el mínimo detalle.

Y los hombres tenemos que hacer esfuerzos que rozan lo imposible para entenderlas. ¿Y ellas? ¿Acaso nos entienden a nosotros? ¿Y si así fuera, por qué nos reprochan constantemente?

Esto lo vemos día a día en las películas, en la televisión, en la publicidad… Se nos impone una actitud en las relaciones interpersonales hombre-mujer, y nosotros en lugar de pensar por qué es así, pensamos que es lo normal, que es así como tiene que ser.

De nuevo… ¡¡¡NO!!!

Podría explayarme mucho para explicar todo esto, pero vayamos al grano: Entonces… Si no se trata de sinceridad y de mostrarse con virtudes y defectos…

¿Cómo se consigue ser uno mismo?

La respuesta es muy fácil: Actúa con ella como lo harías sin ella, y no dejes que sus “artimañas” influyan en ti hasta el punto de debilitar tu personalidad.

Y no me refiero a tirarse pedos, eructar y rascarse el paquete. No. No estamos hablando de perder la educación y la caballerosidad, ni mucho menos. Hablamos de tener personalidad y carácter. A las mujeres les encanta tener el control, hasta tal punto que, sin darse cuenta, llegan a cambiar incluso nuestra forma de ser.

Ser uno mismo significa que ella tiene que aceptarte tal y como eres. Y os pondré unos ejemplos claros basados en hechos reales de qué es a lo que me refiero, de lo que significa dejar de ser auténtico:

1. Normalmente te bajas porno. Estás empezando una relación con ella. El día que viene a tu casa, escondes todo el porno del PC que ella podría ver, porque podría molestarle mucho. Ella lo encuentra, y se enfada contigo. Te critica, te empieza a echar en cara si ella no es suficiente para ti y si necesitas pornografía para poder satisfacerte.

2. Escribes en un blog. Publicas una foto de una modelo sexy y añades después de la foto “lo que dure hasta que Pepi vea el blog”. Después de que ella lo ve, quitas la imagen o la censuras.

3. Te llama por teléfono y te pregunta con quién estás. Te dice que ha oído una voz femenina y que por qué le mientes. Te desvives por explicarle que estás con dos amigos y que la voz que ella oyó era la televisión. Ella se enfada de verdad y no sabes cómo hacerla entrar en razón, así que haces lo imposible.

Estos tres ejemplos son propios de lo que yo llamo “el hombre felpudo” -del cual hablaré más adelante- y de una mujer que muestra inseguridades. Ahora veamos cómo ser UNO MISMO en estos mismos tres ejemplos y cómo hacer frente a una mujer manteniendo tu personalidad bien arriba:

1. Te bajas porno y lo ves de vez en cuando, y no tienes reparo alguno en decírselo. Incluso dejas el último vídeo porno que te bajaste en el escritorio sin preocuparte por esconderlo. Ella lo ve y te pregunta frunciendo el entrecejo. Tú respondes divertido, natural y sin preocupación, e incluso le pones el vídeo o le invitas a verlo y bromeas con las escenas de la película.

2. Escribes en un blog, publicas una foto de una modelo sexy y te quedas tan pancho. Ella lo ve y te dice que no le gusta que hagas eso. Pero tú lo haces por tus razones: Puede ser porque lo pusiste para tus lectores, no para ti. O puede que sencillamente te guste la fotografía erótica, sin ser esto una muestra de infidelidad ¡por dios! Sin embargo, ¿acaso ella está demostrándote su desconfianza hacia ti? Piénsalo.

3. Te llama por teléfono y te pregunta con quién estás. Te dice que ha oído una voz femenina y que por qué le mientes. Su desconfianza es tan absurda que te lo tomas a cachondeo y bromeas: Uy, sí. ¡Se me olvidó comentarte que mis colegas y yo hemos contratado a 3 strippers de lujo y vamos a hacer una fiesta en un yate! Si no se da cuenta de la estupidez de su desconfianza, ya puedes echárselo en cara, porque si no hay confianza, la relación no va a ninguna parte.

Y esto es lo que significa ser auténtico. No hay por qué rebajarse hasta niveles insospechados por una mujer, no hay que ser un calzonazos y no hay que desvivirse por una mujer hasta extremos que sobrepasen la ridiculez.

Y lo digo, amigos míos, porque no dejo de verlo en la televisión, en el cine y en el día a día de nuestra sociedad. Y estoy cansado. Podéis hacer lo que queráis, pero yo, prefiero ser auténtico.

Iván Otero


Artista audiovisual. Titulado Superior en Realización de Audiovisuales y Espectáculos, con más de tres años de experiencia en el sector, amante del arte y la cultura y apasionado del mundo audiovisual.